martes, 30 de julio de 2013

¿Viste la luz?...

... ¡pues síguela!
Ayer estuve en el hospital, en una extraña aunque divertidísima consulta con el doctor Oraa. Hacía tiempo que no le veía, creo que ha estado de vacaciones, y me alegro de que vaya a ser él quien esté en estos últimos días que pasas en mi tripa, aunque sólo sea por las risas que nos echamos juntos. 
Después de tener que ir de paseo a urgencias de obstetricia porque no salía mi cita en el ordenador y no tenían aparatos para monitorizarme (podías decirle a mi útero que tenga alguna contracción cuando estoy con las correas, ¿no? aunque sólo sea una pequeñita, para dejar constancia), volví a consultas externas y estuve hablando con el doctor...
Doctor que opina que se han tenido que equivocar estimando la fecha probable de parto, porque según él todo está "demasiado bien" para estar en la semana 40+6. Ya le dije que en este caso concreto, dado el tratamiento, veo complicado que se hayan equivocado... pero él se lo pasó en grande diciéndome que te iban a dejar ahí dentro hasta el 15 de agosto... ¿¡estamos locos o qué!?
Después de divagar sobre diferentes teorías de por qué no quieres salir de mi barriga, conseguir averiguar que si quiero sobornarle voy a tener que llevarle una botella de vino tinto (que no sea de brick... ya me ha roto los esquemas) y demás tonterías que pudimos decir mientras yo, literalmente, me moría de risa, tocó la hora de la exploración... ¡y menuda exploración!
No me hizo tanto daño como la doctora en la consulta anterior, aunque luego estuve parte de la mañana sangrando un poco... ¡¡pero utilizó una linterna!! Me quedé muy flipada. Mucho. Su explicación fue que "ahí dentro está todo muy oscuro"... jajajajaja... no pretenderá que instale halógenos en mi útero, ¿no? 
Así que ahí estuvo urgando, con no sé cuantos dedos, ¡y una linterna! Creo que esperaba verte mirando hacia la luz y diciendo que no con la cabeza, en plan "¡de aquí no salgo ni a tiros!".
Conclusión: líquido amniótico y placenta, perfectos. 
Si al final va a ser culpa mía que no salgas, ¡porque soy demasiado confortable!
Me volvió a citar para el jueves y me dijo que, ese día, me dejaba elegir fecha para la inducción... ¿qué tal el viernes?

No hay comentarios: